Sabugo en el campo de concentración de Mauthausen tras ser liberado

Volver al artículo