HistoCast 40 – Pearl Habor

Flattr this!

Pearl_Harbor-_Nakajima_B5N2_over_Hickam-_80G178985

Esto es HistoCast. No es Esparta pero casi. Navegamos en silencio radio para contaros el ataque a Pearl Harbor con Rodrigo,  Javier Veramendi (@tamtamveramendi www.gehm.es), David (@DeividNagan) y Goyix (@goyix_salduero www.elguaridadegoyix.com). Os recordamos que nos podéis seguir a través de nuestra cuenta de twitter @histocast y en facebook. Esperamos que también os guste, tanto como a nosotros hacer este podcast de Historia. Lo podéis escuchar aquí o si tenéis apple aquí. Si queréis descargarlo pinchad aquí.

 

Derrota de la flota japonesa y situación del Enterprise:

Derrota_de_la_flota_japonesa

 

Ataque sobre la isla de Oahu:

Oahu_Map_00

 

Secciones Historia:
– Precedentes – 03:34
– Plan japonés – 31:54
– Ataque – 1:03:40
– Consecuencias y cuestiones – 1:19:50

 

 

Soundtrack (CC):
Ruin roads – On the edge
Butterfly tea – Cavern of time
Alchemorph soundtracks – 3.3.07 Sat ambience
Freestylemix – Hisboyelroy – Revolve
Syenta – My darkness
I am not lefthanded – The place that won’t take me back
Butterfly tea – Return to heaven
Petite viking – Le chevalier noir
Alchemorph soundtracks – Reload
Alchemorph soundtracks – Triumphant valour
Butterfly tea – Asian dream
Petite viking – The tower
Zapac – They’re coming…
Ruin roads – Diamond white

Con permiso del autor:
Paul Houseman – Buckling the swash
Paul Houseman – Sail to the battle 2

Si queréis suscribiros al podcast y seguirnos aquí os dejo el RSS

HistoCast 40 – Pearl Habor
Valora el contenido
También pueden gustarte:

12 opiniones en “HistoCast 40 – Pearl Habor

  1. dani

    Muy bueno. Este si que me ha gustado. Os felicito y también los el premio. Yo os voté a tiempo jajajajaj
    El ejército japonés era el pariente pobre. Mientras el nivel de la Armada era en 1941 parejo al de USA o GB, el ejército era una fuerza básicamente de infantería con una artillería escasa y muy poquitos medios mecanizados o tan siquiera motorizados. Además como que se liaban con la logística. Así que cuando se toparon con los soviéticos recibieron tal cantidad de palos que ni cuando la mayoría de las tropas sovieticas estaban en Europa se decidieron a atacar.

  2. Toni (Coronel Montbau)

    No necesitasteis ni cinco minutos para darme cera en este capítulo. Cuanto amor… 😉

    Espero tener este finde mi comentario sobre esa serie de libros.

    Ahora que he empezado con el Osprey sobre Yamamoto, decir que el buen almirante era un tipo muy aficionado al juego. Eso quizá le influyó a la hora de decidir el ataque. También comentan que la Marina Japonesa en principio no veía bien el ataque sobre Pearl Harbour, pero que la amenaza de dimisión de Yamamoto y su equipo les hizo apoyar el plan (la marina no quería empezar la guerra sin Yamamoto al timón de la Flota Combinada).

    Sobre la tercera oleada, creo que la psique japonesa tuvo mucho a ver con el hecho de no atacar las instalaciones. Los submarinos japoneses no acostumbraba a atacar mercantes, pues su cometido era hundir naves de guerra. Todo lo contrario que los americanos.

    Tras estas dos opiniones decir que el problema os ha salido, como dicen por vuestras tierras, fetén.

    Un abrazo desde Barnacity.

    1. Miguel Fiz

      Buen programa en general, una felicitacion.

      Claro que seria mas que mejorable, en mi muy personal opinion se le dio demasiado peso (y tiempo) a los antecedentes, asi como a diversas cuestiones especulativas que en general solo contaminan el asunto, desde las teorias conspirativas hasta lo del aquel submarino enano disparando torpedos dentro del puerto (lo que una mancha en una foto puede hacer…).

      Señalar que ni de tantito todos los autores digamos revisionistas, hablando academicamente (lo que excluye a vendedores de humo y charlatanes como Davide Irving) que han expuesto sus dudas en oposicion a la historia digamos corriente son iguales, hubiera sido bueno que si se iba a tratar el asunto se hubiera al menos hecho un analisis austero de los mismos y sus propuestas, asi como ver realmente que tan fiables son sus puntos de vista (desgraciadamente la gran mayoria se basan en chismes o interpretaciones demasiado alegres de determinada evidencia), me parece que solo se menciono a Toland, lo cual es desde luego una lastima.

      Sobre lo de la tercer oleada… es otra fantasmada, cualquier analisis serio demuestra que destruir cosas como diques (creo que los ingleses requirieron todo un destructor repleto de explosivos para lograrlo con uno) u instalaciones portuarias no era tarea facil para aviones embarcados en portaviones y la posibilidad de ser reparados era amplia, incluso los depositos de combustible no eran tan dificiles de reemplazar como comunmente se dice (en parte gracias a los engaños de un tal Fuchida).

      La conclusion de que “el ataque fue un fracaso porque los acorazados ya ni eran funcionales y muchos regresaron a la actividad despues” es ante todo algo “a toro pasado”, los planificadores japoneses no lo podian saber en ese momento, negar al enemigo aunque sea, temporalmente el uso de sus metodos de proyeccion de fuerza es totalmente valido, me vienen a la mente los ejemplos del raid de los hombres rana italianos en Alejandria o el mismo raid de Tarento citado por uds. en ambos casos los buques dañados retornaron al uso, pero luego de costosos meses o años de reparaciones. A veces me da la impresion que se piensa que no habia ningun plan norteamericano para el caso de que se desatase la guerra con Japon y que esos acorazados en verdad estaban soldados al puerto…

      Me dio la impresion de que en temas como este a veces parece que el tiempo no avanza, Toland era bueno en los 70’s, pero ya huele a polilla. Sobre eso y para finalizar, ojala hubieran mencionado un poco de literatura al respecto.

      Gracias y un saludo, excelente esfuerzo.

      1. Javier Veramendi

        No puedes saber, mi estimado MiguelFiz hasta qué punto es refrescante una buena crítica (sin desmerecer otros muchos comentarios, que también me, y supongo que nos, suben la moral).
        Atendiendo de modo genérico a alguno de tus comentarios, lo cierto es que la elaboración de los programas tiene mucho más de tertulia que de exposición planificada. Todos tenemos nuestros puntos débiles y fuertes y sí, es cierto que tal vez nos extendimos mucho en los prolegómenos, que por otro lado no carecen de interés (opino) y en general no son tan explicados al hablar de este tema; igual que concuerdo en que no hemos tratado muchos aspectos interesantes del acontecimiento; pero el tiempo, el dichoso tiempo…
        Más concretamente, nos dejamos el plan “Naranja”, el plan estratégico estadounidense para el pacífico, desde su primera versión, basada en un bloqueo naval de las islas japonesas partiendo de Guam y las Filipinas, hasta las más elaboradas una vez que los portaaviones se convirtieron en una realidad operacional; por no hablar del plan que estos decidieron implementar una vez perdidos los acorazados.
        Y siguiendo con lo concreto, si voy a entrar un poco con aquello de que “la afirmación de que los acorazados ya ni eran funcionales ni muchos regresaron a la actividad después es ante todo algo a toro pasado”. Ciertamente lo es. Toda evaluación, por definición, ha de ser a toro pasado.
        Si partimos del punto de vista histórico, lo cierto es que si bien muchos de los acorazados “heridos” en Pearl Harbor fueron reflotados, reacondicionados, incluso modernizados y reenviados al combate, su utilidad durante el resto de la guerra fue muy escasa. Que yo recuerde, fueron empleados para tres tipos de misiones: escolta de convoyes, donde fueron suplantados rápidamente por la naciente flota de portaaviones ligeros y de escolta; bombardeo de islas previo a un desembarco, tipo de ataque que, desde Tarawa hasta Iwo Jima, demostró no cumplir nunca las expectativas a pesar de que la potencia del mismo se fue incrementando; y la batalla naval del estrecho de Surigao, donde, ahí sí, le dieron un sonoro vapuleo a la flota japonesa, radar obliga.
        Pasando a un punto de vista más especulativo, los cambios que sufrió la guerra naval en esta época fueron importantísimos ya que se pasó del acorazado al portaaviones. En este sentido me resulta llamativo que los japoneses, que habían preparado un arma aeronaval excelente (aunque con poco fondo) no apreciaran del todo esta nueva realidad y fundamentaran el éxito de su ataque precisamente en la destrucción del tipo de buques que ellos no estaban empleando en ese momento. Tal vez sea farragoso entrar en las teorías navales tanto estadounidenses como niponas, fundamentadas, entonces, en el duelo de acorazados, pero si es importante indicarlo porque a raíz del “éxito” japonés en Pearl Harbor los estadounidenses centraron su estrategia naval en el portaaviones, tal vez a la fuerza porque era lo que les quedaba, y resultando ser esta la estrategia ganadora, entonces tendríamos que concluir que el “éxito” del ataque japonés pudo ser el cambio de agujas que desvió el tren de la guerra hacia su derrota, lo que nos llevaría a concluir que el ataque a Pearl Harbor fue un fracaso, no solo porque dañó o destruyó buques obsoletos, sino también porque puso al enemigo en el camino correcto hacia la victoria. Y ciertamente todo esto es muy objetivo, porque subjetivamente ni los japoneses ni los estadounidenses pensaban así el 8 de diciembre.
        Queda un detalle que también podría analizarse con respecto al “éxito” del ataque a Pearl Harbor, el estratégico. Este ataque metió en la guerra, si o si, a los estadounidenses, la mayor potencia de la época, y fue sin duda una de las causas fundamentales de la derrota final del eje. Pero ¿Era estratégicamente necesario? Un Japón agobiado necesitaba las materias primas de Indochina, Malasia, Indonesia y Borneo, sin embargo en Hawaii no había nada, y las Filipinas no eran tan ricas como para merecer el riesgo. ¿Merecía la pena meter a los Estados Unidos en la guerra? Teorías hay que afirman que si Japón se hubiera limitado a atacar al Reino Unido y a Holanda, el aislacionismo de los estadounidenses hubiera impedido la entrada en guerra del país, o al menos la hubiera retrasado en gran medida. También fue un tema que no tratamos, y que es igualmente interesante.
        Y no me enrollo más, aunque sea un placer volver a cruzar espadas contigo, tras tanto tiempo.
        Opino, claro.
        Un saludo.

        1. Rodrigo

          Que lástima que no haya botón de “Me gusta” para ponerte cinco Javier.

        2. Miguel Fiz

          Es bueno aclarar la cuestion del manejo del tiempo y la naturaleza propia del programa amigo Javier, en efecto, uno se acuerda de infinidad de tertulias en que aun a pesar de tratar de mantener la platica encauzada simplemente el tema es tan rico que no es posible, y el reloj es desgraciadamente un cruel tirano.

          Sobre eso, si que hay cosas bien positivas, ya que estoy seguro que entonces el tema lo van a tratar posteriormente para ahodar en cantidad de detalles.

          Coincido tambien en esto :

          “entonces tendríamos que concluir que el “éxito” del ataque japonés pudo ser el cambio de agujas que desvió el tren de la guerra hacia su derrota, lo que nos llevaría a concluir que el ataque a Pearl Harbor fue un fracaso, no solo porque dañó o destruyó buques obsoletos, sino también porque puso al enemigo en el camino correcto hacia la victoria. Y ciertamente todo esto es muy objetivo, porque subjetivamente ni los japoneses ni los estadounidenses pensaban así el 8 de diciembre.”

          A final de cuentas un exito digamos anivel “tactico”, no te puede garantizar lo mimso a nivel estrategico, y como bien indicaron en el programa con respecto a que hubiera pasado si los portaviones norteamericanos hubieran sido alcanzados en Pearl, los norteamericanos, hubieran tenido, por necesidad, que buscar caminos alternativos.

          De hecho los japoneses debieron adaptarse rapidamente cuando luego de Midway se vieron de pronto sin sus “joyas de la corona”, pero eso ya es harina de otro costal.

          En fin, que una felicitacion, y ojala sigan las tertulias, ante todo son entretenidas y se ve que las hacen con el corazon en la mano.

  3. Javier

    Me ha gustado mucho el programa. La mejor descripción del ataque a Pearl Harbour y sus consecuencias que he escuchado o visto hasta ahora. Os habéis superado con este programa. Seguid así y gracias por vuestro trabajo.
    P

  4. Arwen

    Hay aproximadamente 7000 km de japon a hawaii, la misma distancia que hay desde Berlin a Nueva York. Eso puede ayudar a dar una idea de lo inesperado que pudo haber llegado a ser el ataque

    1. Rodrigo

      Pues eso, 7000 km para darte cuenta de que te van a atacar, 7000 km para prepararte si ya lo sabes… XD
      EEUU debía saber que el embargo supondria la guerra, como yo creo que sabía. Otra cosa es el ataque, que como bien dices fue muy audaz y sorpresivo. Las razones para desconfiar del conocimiento o no del ataque por parte de los estadounidenses son muchas, creo que las expongo todas aunque mis compañeros han hecho un grandisimo trabajo desmintiendolas o explicandolas. Creo que la única que queda en el aire en el programa es; si los americanos tenian desde el principio de la guerra las claves de los envios diplomáticos del gobierno japonés cómo no iban a saberlo. Aunque supongo que los diplomáticos podian saber de la declaración de guerra pero no del ataque o su naturaleza.

      Un saludo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies