HistoCast 49 – Guerra de Secesión Americana

Flattr this!

secesion

Esto es HistoCast. No es Esparta pero casi. Para finalizar la segunda temporada nos vamos otra vez en EEUU, en este caso con la Guerra de Secesión o Civil como la conocen allá. Para desarrollarla tenemos a Javier Veramendi (@tamtamveramendi www.gehm.es), David (@DevidNagan) y Goyix (@goyix_salduero www.elguaridadegoyix.com). Os recordamos que nos podéis seguir a través de nuestra cuenta de twitter @histocast y en facebook. Esperamos que también os guste, tanto como a nosotros hacer este podcast de Historia. Lo podéis escuchar aquí o si tenéis apple aquí. Si queréis descargarlo pinchad aquí.

HistoCast 49 – Guerra de Secesión Americana
Valora el contenido
También pueden gustarte:

16 opiniones en “HistoCast 49 – Guerra de Secesión Americana

  1. Javier Veramendi B

    Una de las preguntas de este programa era de estas que le alegran a uno el día, sin duda; y le llevan a reflexionar que estaría bien que a los participantes nos transmitieran las preguntas antes de grabar, con algo de tiempo para prepararlas, pero igual sería trampa… En todo caso, preguntaba un oyente sobre la utilización del fusil de aguja Dreyse durante la Guerra Civil Americana.

    Pues bien, después de rebuscar en la bibliografía, no he encontrado pistas de la presencia de dicha arma, ni en los ejércitos federales ni en los confederados. Esto no significa que no los hubiera, sobre todo si tenemos en cuenta que ambos ejércitos permitieron que sus soldados se equiparan con armas mejores, sobre todo en la caballería, comprándolas a título particular. Así pues, si los hubo fueron muy pocos, y extraoficiales.

    Abundando un poco más en la cuestión, durante la guerra, la infantería de ambos bandos estuvo armada principalmente o bien con viejos mosquetes de ánima lisa, o bien con rifles (de ánima rayada), principalmente de los modelos Springfield (americano) y Enfield (británico). A la hora de establecer reglas generales para determinar el empleo de estas armas, podemos decir que:
    – Los mosquetes de ánima lisa se emplearon más al principio de la guerra, siendo sustituidos poco a poco por rifles.
    – Los confederados fueron un poco más lentos a la hora de modernizarse, aunque esta diferencia no siempre fue determinante.
    – Y los ejércitos del oeste estuvieron siempre peor surtidos que los del este.

    Hay que añadir que en todos los casos, además, la mezcla de armas y calibres en un solo regimiento no fue infrecuente.

    Citados los dos principales, el tercer lugar en cuanto a arma básica de infantería fue para el rifle austríaco Lorenz .54; aunque los confederados emplearon también los llamados “State weapons”, armas producidas localmente, como el Mississippi Rifle, que solían ser variantes locales de los modelos anteriormente citados.

    Y dicho esto y sin querer alargarme más, espero que la cuestión haya quedado más o menos resuelta… salvo protestas.

    Un saludo.

  2. dani

    Protestas no jajajjaja Voy más o menos por la mitad del histocast y lo estoy disfrutando, pero si añadir.
    Como bien dijo Linncol todos eran novatos. Pero no solo novatos sino mayoritariamente amaters. El ejército de antes de la guerra era muy pequeño con lo que faltaban oficiales y suboficiales formados la mayoría eran civiles con enchufe o caciques locales que a cambio de recultar un regimiento recibían el mando. Los pocos profesionales que había se repartieron entre los dos bandos. Pero es que incluso estos militares profesionales eran novatos en el sentido de que ninguno había visto mucha acción y siempre en mandos muy inferiores a los que luego ejercieron. Tampoco había unos estados mayores competentes, muchas veces los ejércitos avanzaban sin mapas fiándose de guías locales. Las unidades al atacar fácilmente caían en emboscadas en las que eran machacados por el flanco en fuego en enfilada. Al final de la guerra el norte contaba ya con unos estados mayores bastante competentes, pero el ejército había crecido tanto que no tenían otro remedio que mantener al mando de divisiones y cuerpos de ejército a generales considerados incompetentes. Por ejemplo Macdowell el general derrotado en Bull Run fue el responsable de la famosa mina de Petesberg y su desastroso resultado.
    La técnica había avanzado mucho pero no las tácticas, porque desde las guerras napoleónicas no había habido grandes guerras. La más cercana de las grandes fue la de Crimea, pero en ella hubo pocas batallas campales y las que hubo fueron relativamente pequeñas. Más interesante hubiera sido observar la guerra francoaustriaca de 1859, pero también fue muy corta. Por cierto en esta guerra ya se uso de forma masiva el ferrocarril, aunque para movimientos estratégicos y no tácticos.
    La guerra les pilló tan de sorpresa a todos, que al principio ambos bandos enviaron misiones a comprar armas a Europa. Bélgica hizo muy buenos negocios con el norte al que vendió una buena cantidad de fusiles anticuados a muy buen precio. Pero los sudistas también compraron muchas armas en Europa, tanto ligeras como artillería. E incluso compraron un barco blindado que al poco de ser entregado fue hundido tras un combate cerca de la costa de Francia.
    Los zuabos no solo eran una frivolidad. “El movimiento zuavo” abogaba por el choque y se supone que los regimientos de zuavos entrenaban especialmente en el uso de la bayoneta. Por cierto que respecto a uniformes raros, también hubo regimientos escoceses con kilt.
    Es que fue una guerra muy grande que dio para mucho. Quizás podríais hacer otros programas referidos a aspectos más concretos de esta guerra. Y puestos a pedir, algún histocast sobre las guerras europeas de la segunda mitad del S.XIX Austroprusiana, Francoprusiana, de los Ducados, Francoaustriaca, Guerras de unificación italiana etc

  3. Javier Veramendi B

    A modo de detalle, la mina de Petersburg fue responsabilidad del IX Cuerpo (Gral. Ambrose Burnside) del Ejército del Potomac (Gral. Meade). En aquel momento, Mc Dowell era Comandante en Jefe del Departamento del Pacífico.

    Un saludo.

  4. Javier Veramendi B

    Con respecto a los zuavos, el choque no era precisamente su especialidad, sino todo lo contrario. La táctica original de los zuavos (no olvidemos que el cuerpo original proviene de las tribus de bereberes del Atlas) era precisamente el orden abierto, el “paqueo” por utilizar una palabra que lo defina con precisión. Nada más alejado pues de la carga a la bayoneta en filas cerradas.
    Dicho esto, en la guerra civil americana fueron vestidos de “zuavos” desde creoles de Luisiana hasta irlandeses de Nueva York, todos igualmente desentrenados en cualquier tipo de táctica y todos igualmente voluntarios. Vamos, que ni táctica cerrada ni táctica abierta…

    Si concuerdo, por contra, en la difícil situación del generalato en ambos bandos. Al principio hubo muy pocos profesionales. Aunque también es cierto que con el paso del tiempo ambos ejércitos llegaron a contar con gente muy competente; y aunque el norte organizó estados mayores más competentes, también es cierto que el politiqueo y el correspondiente comité del congreso complicaron mucho las cosas (vease el “affaire” Meade-Sickles). El sur no tuvo tanto estado mayor, pero tampoco hubo tanta política (o caías bien a Jefferson Davis o no) ni tanto comité.

    Un saludo.

  5. dani

    Brunside, si, eso me pasa por hablar de memoria. Sabía que el desastre se debía a un general que ya había provocado anteriores desastres. Lo leí en un libro muy entretenido titulado más o menos “Historia de la incompetencia militar”.
    En las batallas en Italia en 1859 los franceses llegaron a decidir más de un enfrentamiento con cargas a la bayoneta. Eso llevó a ideas equivocadas. Así los austriacos pensaron que había que incidir en el uso de la bayoneta. Con posteriores resultados desastrosos cuando se enfrentaron al poder de fuego de los prusianos.
    Que hoy día sepamos que en entrenamiento de las tropas era mediocre al principio de la guerra, no quiere decir que ellos en aquel momento pensaran los mismo. Las unidades de zuavos, eran fruto del “movimiento zuavo”. (Por ejemplo el mismo Papa, contó con unidades de suavos). Y ese movimiento probablemente malinterpretando a las unidades originales de zuavos, abogaba por el choque y el combate a la bayoneta.

  6. Marcos

    No creo que se pueda criticar el empleo de la táctica cerrada de las unidades durante la GCA. No hay que olvidar que el entrenamiento era básico y un detalle muy importante, dá igual el poder de las armas hasta que no se inventó la radio y se empleó en el campo de batalla un orden cerrado es la única táctica posible en un campo de batalla. Y esto fue así hasta 1939, pues no había otra opción.

    Respecto al “movimiento zuavo”, no es por su capacidad de combate, el surgir ese tipo de unidades era simplemente por intentar copiar al Ejército Francés que en esa época estaba considerado el mejor ejército del mundo. Después de 1870 muchos comenzaron a copiar al prusiano. Y el klit no se empleó en la GCA porque se prohibió expresamente, sólo se autorizó para bandas de música y en desfiles. Ni siquiera lo empleó el “Cameron Highlanders” 79º de New York.

    Una pregunta que hubo fue si hubo lanceros. Sólo en el nombre están los “Rush Lancers” 6º Pennsylvania, aunque nunca las emplearon en combate. El arma favorita de la caballería era la escopeta, como lo demostró uno de sus mejores oficiales Nathan B. Forrest.
    En la infantería hubo la intención de equipar a una compañía de cada regimiento confederado con picas, las cuales se fabricaron en Georgia. Esta idea incluso estaba apoyada por Lee, pero ante la ausencia de caballería de choque nunca se realizó. Eso sí, hoy día una de esas picas cuesta 1500$.

    Y culpar a Burnside del fracaso en el Crater es ignorar el papel desempeñado por Meade. El cual se dedicó a “sabotear” el plan original y el momento clave fue cuando cambió los regimientos que iban a realizar el ataque en el último momento. Así que estos atacaron al centro, cuando el entrenamiento que había realizado las anteriores unidades era realizar un asalto por los lados de la mina, lo cual hubiese sido casi con toda seguridad un éxito.

  7. Marcos

    Sobre la oficialidad habría mucho que comentar.

    En el Norte la situación era más sencilla, el sistema estaba creado y por tanto siempre existió un Estado Mayor el cual tenía autoridad sobre todos los ejércitos. El problema lo tenía el Sur, que si bien siempre tuvo un Estado Mayor con su Jefe, Samuel Cooper, este carecía de autoridad entre los ejércitos pues no hay que olvidar que la Confederación es una “unión de Estados Independientes” y cada uno quería mantener el control de “sus” ejércitos. Eso se vió en muchas ocasiones cuando no había traslado de tropas de un frente a otro pues no lo permitían sus gobernadores, aunque fuesen muy necesarios en otro escenario. También se habla mucho de que Lee no fue nombrado Comandante en Jefe de todos los ejércitos hasta 1865, pero no hay que olvidar que Lee había dejado muy claro que él SOLO peleaba por Virginia y él mismo se negaba a ir a otro frente.

    Sobre generales incompetentes, pues hay en ambos bandos. Para ser coronel sólo había que tener suficiente dinero como para equipar un regimiento. En la Unión luego fueron destacando unos sobre otros y estos ascendieron, pero siempre hubo influencia política aunque no tan destacada. En el Sur en principio había una mejor oficialidad, pues la costumbre era que los pudientes estudiasen todos en academias militares, ya fuese West Point u otras academias. Pero de nuevo el asunto de los Estados influyó mucho, cada Estado tenía “sus” generales, y cierto, Jefferson Davis influía mucho, el mejor ejemplo fue su amigo Bragg, un incompetente desde que era teniente. Pero también se tuvo que “tragar” a muchos otros por sus contactos políticos o en la Prensa, que en esta guerra influía mucho, como fue Beauregard.

    Un detalle, “Gallo de Pelea” era el apodo de Joseph E. Johnston no de Beauregard, como se dice en el Postcast.

    Y que no se me olvide. Muchas gracias y enhorabuena por vuestra labor, me parece que es una iniciativa admirable.

  8. Javier Veramendi B

    Buenas tardes Marcos. Encantado de leerte.

    Ante todo tango que darte la razón y hacer fe de erratas, el “Gallo de Pelea” fue, efectivamente, Joe Johnston, y no Beauregard. Te agradezco que me llames la atención sobre el error, para poder enmendarlo.

    Dicho esto, estoy bastante de acuerdo con lo que dices, incluída la “frivolidad” de los zuavos. Pero donde si me gustaría meter una cuña es en el asunto de Meade.

    He tenido ocasión de leer recientemente tanto “Searching for George Gordon Meade” (Tom Huntington) como “Gettysburg, the Meade – Sickles Controversy” (Richard A. Sauers). Ambos son muy reveladores con respecto a uno de los generales más desconocidos de la unión. De hecho, Huntington comenta que hay norteamericanos que piensan que el vencedor de Gettysburg fue U.S. Grant. !!!

    Con respecto a Petersburg, efectivamente, la división de Ferrero, del IX Cuerpo de Burnside, era la que había estado entrenando para asaltar la mina, y Meade ordenó el día antes que se enviara otra unidad al combate.

    Una de las características de la división de Ferrero que hay que tener en cuenta a la hora de analizar esta decisión es que dicha fuerza estaba compuesta de soldados negros. Después del asalto a la batería Wagner, el uso de soldados negros en este tipo de ataques creaba graves problemas propagandísticos, tanto si salían bie como si no. Parece que ese fue el motivo de Meade -quien por otro lado no creía demasiado en los soldados negros- para cambiar la unidad que debía llevar a cabo el asalto.

    Por otro lado, dudo que la decisión fuera exclusiva de Meade. No olvidemos que Grant, comandante en jefe de los ejércitos de la unión, tenía su Cuartel General pegadito al del Ejército del Potomac, y que muchas cosas se hacían con su aprobación, si no bajo su impulso directo.

    Además, la situación de Burnside -quien tampoco era una lumbrera- era peculiar, porque sobrepasaba a Meade en antiguedad y además había ocupado anteriormente el puesto de comandante en jefe del Ejército del Potomac. Con esto quiero dar a entender que es dudoso que Meade hubiera dado una orden tan directa a Burnside sin el respaldo de Grant.

    Finalmente, una decisión que también tomó Meade fue reducir en un tercio la carga empleada. Si se analiza la batalla del crater y el tamaño de este, la carga que los ingenieros de Burnside pretendían emplear hubiera creado un problema topográfico mucho más… profundo (nunca mejor dicho).

    De todos modos también es que cierto que, desde el principio, Meade no creía en el proyecto, y lo aceptó como opción desesperada, para ver si se conseguía algo.

    Una historia interesante, en todo caso.

    Opino, dicho sea de paso, un saludo.

  9. Marcos

    Buenas Javier,

    Lo de “Grant en Gettysburg” es algo normal es como preguntar hoy en día aquí quien fue el Gran Capitán, algunos dirían que Casillas. Es como anda la educación.

    Sobre Meade lo considero un militar mediocre, el típico que su principal objetivo es no fastidiarla. Aunque curiosamente esa fue su gran baza en Gettysburg, él no ganó la batalla sino que fue Lee quien la perdió. Pero si se repasa su hoja de servicios se verá que Meade se valió de esa “victoria” para seguir manteniendo su puesto que a él le valía aunque no dejaba de ser el “secretario” de Grant. Pero al mismo tiempo su puesto de Comandante del ejército le valía para imponerse en ese caso a Burnside. El cual tampoco era un “iluminado” y con sus méritos pues estaba en su puesto porque tampoco se puede estar cambiando de generales todo el día.
    Sobre la “intervención” de Grant en el Crater se pueden tener bastantes opiniones. Yo opino que Grant demostró ser el general más completo de la guerra, claro que de Lee no podemos saberlo pues no disfrutó de las mismas condiciones, pues supo sacar partido de sus medios en todas las circunstancias. Y le considero casi el “padre” de la doctrina del USArmy actual, “acumular recursos hasta ahogar al enemigo” sólo que en 1864 Grant lo hacía a costa de muchas vidas. Y para él el Crater no registraba una importancia máxima, simplemente era otro asalto y le daba igual la opinión de Burnside que la de Meade, así que tomó la decisión salomónica Meade era el Comandante y Burnside un subordinado, además había que mantener tranquila al entonces muy influyente “Movimiento Abolicionista”.

    Pero bueno, que se pueden tener muchas opiniones y sólo en ponerse a comparar generales de la GCA habría para muchísimas horas de discusión. Eso sí os animo a que realicéis algún que otro histocast sobre la GCA, aunque mi ánimo es “interesado” pues yo soy un friki que se dedica a estudiar esa guerra casi en exclusividad.

    Ah, y muchas gracias por mencionarme el libro sobre Meade que no lo conocía y me vendrá bien cuando llegue en mis artículos a Gettysburg.

    Un saludo.

  10. Javier Veramendi B

    Ciertamente, podemos opinar y argumentar, máxime teniendo en cuenta que me considero más bien pro-Meade.

    Pero antes voy a permitirme recomendarte un libro que, por tu comentario, sospecho que no has leído, y que podría atraerte hacia el lado oscuro: “The Gettysburg Campaign, A Study in Command”, de Edwin B. Coddington. No es dificil de conseguir, ni muy caro (en torno a los 20 dólares) y contiene precisamente un análisis de todas las decisiones de mando que llevaron al resultado que conocemos; concluyendo finalmente que Meade era “el” hombre necesario en aquella circunstancia.

    En cuanto a tus artículos, me temo que debo alegar ignorancia, pero si me dejas un link, les echo un vistazo. Nosotros, en Gehm, también hemos publicado algunas cosas al respecto: http://www.gehm.es

    Un saludo.

  11. Marcos

    Veo muy difícil que me atraiga el “lado oscuro” pues soy muy “gris clarito”, pero me haré con el libro. Que será un buen complemento para mi “The Gettysburg Companion: A Guide to the Most Famous Battle” Mark Adkin un excelente libro sobre la campaña.

    Sobre mis artículos de la GCA no son nada del otro mundo, pequeños apuntes que cuelgo en la red en este blog http://sicsempertyrannisblog.wordpress.com/ y en el Foro http://www.elgrancapitan.org . Los que habeis publicado en GEHM por el 150º de Gettysburg los leí y me gustaron.

    Y ahora escucharé el EstíoCast sobre Seven Days. Un saludo.

  12. Javier Veramendi B

    El blog parece bastante completo, y al ritmo al que los subes, un trabajo arduo.
    Mañana me voy de “vacaciones desconectadas”, pero ya le echaré un vistazo mas tranquilamente cuando vuelva a fin de mes.

    En cuanto al libro que citas, no lo tengo. He leído a Sears, a Trudea, a Coddington, y tengo toda la serie de Pfanz, con la que me meteré a partir de septiembre. Luego es posible que cambie de batalla, jeje.

    Un saludo.

  13. Gracia

    ¡Hola a todos!

    Muy buen Histocast, un digno cierre de temporada.

    Muy interesante también el blog que ha apuntado el compañero Marcos mas arriba, muy completo y muy fácil de leer, cosa que se agradece con estos temas que pueden volverse muy espesos.

    No me ha quedado del todo clara, sin embargo, una cuestión:

    ¿tenian los estados sureños alguna base legal(o tal vez ¿moral?) desde la cual pedir la independencia?

    Es decir, queriendo separarse del Norte, ¿estaban siendo unos caraduras?¿O realmente tenían derecho a salirse(independientemente de los motivos) de los Estados Unidos?

    Muchas gracias y un saludo.

  14. Javier Veramendi

    Buenas tardes Gracia, y… gracias.

    Con respecto a tu pregunta, la base legal-moral de los estados sureños fue precisamente uno de los desencadenantes de la guerra.

    Es difícil entenderlo observando los Estados Unidos actuales, pero en 1860, la unión apenas tenía cien años y el Estado estaba aún en formación. Esto provocaba intensas tensiones entre los partidarios de un sistema más centralizado, mayoritariamente los Estados del norte, y los partidarios de un sistema más federal, en el que las legislaciones estatales tuvieran preeminencia sobre la legislación central.

    Por decirlo de un modo más arriesgado, si aquí en España tenemos problemas con una constitución que delimita con bastante claridad cuales han de ser las competencias de las comunidades autónomas y cuales han de ser las competencias del gobierno central, imaginémonos el follón que supuso entonces esta ausencia de delimitación clara.

    En estas circunstancias, la llegada al poder de los republicanos, muy centralistas, de un modo un tanto anómalo, pues si Lincoln ganó fue en parte gracias a que el partido demócrata presentó dos candidaturas y el partido conservador se había autofagocitado, provocó una gran inquietud en los estados del sur, mayoritariamente partidarios de un mayor federalismo (por no decir lo siguiente al federalismo).

    Esto los llevó a plantear su decisión de separarse antes de que Lincoln tomara el cargo, alegando que igual que se habían sumado a la unión voluntariamente, tenían derecho a marcharse. Notese que en aquel momento los estados limítrofes del sur: Virginia o Kentucky entre otros, no se escindieron.

    El hecho de que se trataba de una cuestión de enfoque puede verse en que James Buchanan, predecesor de Lincoln y Presidente en funciones durante el inicio de la secesión, hizo muy poco para obligar a los estados escindidos a volver al redil. Los republicanos, en cambio, eran firmes partidarios del mantenimiento de la unión, y los cañonazos de Fuerte Sumpter, a mi entender un gravísimo error de los secesionistas, les dieron el “casus belli” que necesitaban para implementar su punto de vista mediante la fuerza.

    Así pues, y resumiendo, las teorías de entonces daban base legal-moral a ambos puntos de vista. Generalizando: según los estados secesionistas, la legislación estatal era soberana y en consecuencia marcharse era una decisión interna en la que nada podían decir ni el gobierno federal ni los demás estados; y según los estados del norte la secesión no era una opción, pues implicaba a toda la nación: estados y gobierno central.

    Espero haber resuelto la duda, al menos en parte.

    Un saludo.

  15. Marcos

    Legalmente los Estados tenían el derecho de secesionarse, pues la Declaración de Independencia está firmada por los 13 Estados, no por un Presidente de ninguna nación.
    Lo que pasaba es que 80 años después y tras erigirse como una nación unos ya no querían seguir en la “Unión de Estados” y en cambio el Norte necesitaba que siguiesen unidos. Pero yo entiendo que Legalmente y Legítimamente tenían derecho a secesionarse.
    Algo que incluso sería temporal, pues si la secesión hubiese sido pacífica en pocas décadas se hubiesen unido de nuevo.
    Yo a Lincoln le considero el “padre” de lo que hoy es el Presidente de los USA con todos sus poderes, tantos como que sólo el Presidente de Francia puede equipararse, pues tienen la autoridad para declarar la guerra y firmar la paz.

  16. Gracia

    ¡Hola a todos!

    Muchas gracias por vuestras respuestas, me queda un poco mas claro el asunto, aunque entiendo también que probablemente sea una cuestión para la que es difícil hallar una respuesta categórica.

    Muchas gracias y un saludo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies