EstíoCast 50 – Wilhelm Dege, el último alemán en rendirse en la WW2

Si a cualquier aficionado a la segunda guerra mundial se le pregunta cuando se rindió el último soldado japonés de la segunda guerra mundial, muchos dirán que a mediados de los años 70, incluso es probable que muchos contesten que fue el teniente Onoda que sobrevivió solo en la selva de Filipinas durante más de 30 años, manteniendo una lealtad inquebrantable al ejercito imperial japonés.

Pero no es del teniente Onoda del que vamos a hablar, aunque es posible que lo hagamos en algún programa futuro, si no de otro teniente, el teniente Wilhelm Dege perteneciente en este caso al ejercito alemán y que sobrevivió en un entorno igual o más inhóspito que Onoda: el artico donde tuvieron que hacer frente a temperaturas por debajo de los 40º bajo cero y enfrentarse a los temibles osos polares.

Nuestro hombre nació el 9 de octubre de 1910 en Bochum, ciudad situada alnorte de Renania Westphalia, en 1931, Dege obtuvo un título de enseñanza en la Academia Pedagógica en Dortmund y comenzó a trabar como maestro de escuela primaria en Münster.

También estudió geografía, geología y prehistoria y realizó sus propios viajes de investigación a Spitsbergen en 1935, 1936 y 1938. Dege obtuvo su doctorado en 1939 con un trabajo en Nordspitzbergen.

En 1939, cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, los Aliados tomaron el control de la mayoría de las redes meteorológicas y cifraron su información sobre el clima. Los pronósticos precisos fueron cruciales para el éxito, o el fracaso, de las operaciones militares, especialmente aquellas que involucran aviones.

Los nazis se dieron cuenta de que, si querían ganar batallas, debían establecer y controlar varias estaciones meteorológicas propias. Debido a que la mayor parte del clima en Alemania se ve directamente afectado por las condiciones climáticas en el Mar del Norte y el Ártico, el alemán El Alto Mando sabía que era crucial establecer una estación meteorológica militar en esos lugares.

En 1940 nuestro hombre llegó a Noruega como soldado de la Wehrmacht debido a su conocimiento del idioma y país y como jefe de una expedición del servicio meteorológico. En agosto de 1944, Dege y otros diez soldados alemanes lograron, en una misión llamada Operación Haudegen, establecer una estación meteorológica en Nordaustlandet, una de las islas más remotas e inhóspitas de la región de Svalbard.

La vida en la estación remota era muy difícil. Las tropas no solo tuvieron que lidiar con la posibilidad de ataque de las unidades de comando aliadas, sino que también hubo otras amenazas más naturales como el frío extremo, el hielo y la nieve, con temperaturas que cayeron a 40 grados bajo cero. También tuvieron que lidiar con los osos polares, los depredadores terrestres más grandes de la tierra.

También había enemigos más silenciosos e insidiosos para combatir: el aburrimiento, el aislamiento y la oscuridad infinita del invierno ártico. A pesar de estas amenazas, las tropas alemanas transmitieron obedientemente información sobre el clima todos los días durante un año hasta que, en mayo de 1945, recibieron Una transmisión que les informa de la rendición de Alemania. También se les ordenó destruir todos los documentos e informes meteorológicos.

Debido a la lejanía de su campamento, los soldados de la Operación Haudegen se vieron obligados a ser sus propios médicos, aquí H. Reyer saca un diente de A. Baumann mientras Wilheim Dege observa.

Debido al aislamiento, la tropa meteorológica inicialmente no fue recogida incluso después de la rendición alemana y continuó observando en nombre de los Aliados. No fue sino hasta septiembre de 1945, cuatro meses después del colapso del Tercer Reich, que fue recogido por la tripulación de un barco noruego y llevado de vuelta al continente noruego después de haberse rendido ante ella como uno de los últimos soldados alemanes.

En 1946, Dege volvió a su trabajo como maestro, en 1962 comenzó a dar clases en la Universidad Pedagógica de Dortmund como profesor de estudios locales y folclóricos y didáctica de geografía, donde enseñó hasta 1976. Además entre 1963 y 1968, Dege compaginó su trabajo en la Universidad con el cargo de director gerente del Westphalian Heimatbund.

Wilhelm Dege murió el 21 de diciembre de 1979 en la ciudad alemana de Suderburgo, no sin antes haber escrito el libro War North of 80, que se podría traducir como algo así como “Guerra al norte del 80” en referencia al meridiano 80 y que podéis encontrar en Google Books .En 1985, su hijo Eckart, utilizando las notas de su padre,  logró encontrar restos del campamento y el diario de su padre.

Soundtrack (CC BY 3.0):
Stevious42 – Waves on pebble beach
_ghost – Reverie (small theme)
Ivan Chew – I have often told you stories
Onlymeith – Quiet rain
Pitx – Chords for David
Doxent – Forgotten land
Snowflake – Ethereal space
Kirkoid – Space bazooka
Gurdonark – Plains
Ivan Chew – Nanyang journey
Flatwound – The long goodbye
Pitx – Hidden blues
Javolenus – Ianiscus
_ghost – Two swords
Alxd – Epic trailer 2
Stephane Lorello – Epic fantasy
Peritune – Material epic
Marc Fussing Rosbach – Epic greenland – Hourglass
Alex Beroza – Improvisation on friday…
Ivan Chew – Dark woods II

Soundtrack (CC BY-NC 3.0) y autorizado por el autor:
Ruin roads – Walk with you

Si te ha gustado, compártelo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Flattr the author
Flattr
Share on Whatsapp
Whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “EstíoCast 50 – Wilhelm Dege, el último alemán en rendirse en la WW2”